“Hay sed de cultura en la clase pobre”

Alejandra Peña es la única museóloga de carrera en el Paraguay y afirmó que el libro está alejado de una práctica cotidiana, “sigue siendo un elemento de elite en Paraguay”; además, dijo que “desde el siglo XVI hubo muchos momentos de la historia paraguaya en no despertar la cultura, en mantener una mentalidad arcaica, donde las elites hegemónicas ya han pensado así”. (Entrevista de Cinthia López a Alejandra Peña, directora general de Archivos, Bibliotecas y Museos, para el suplemento Nosotras de ABC Color  / ed. miércoles 21 de enero del 2010).

Alejandra Peña Gill está actualmente bajo la Dirección General de Archivos, Bibliotecas y Museos de la Secretaría Nacional de Cultura, hoy habla de la falta de acceso y de políticas públicas eficaces. “Un Estado que no invierte en la cultura y en el acceso sencillamente está en falta con la Constitución Nacional. La ausencia de presupuesto tiene que ver con la conciencia social y esa conciencia social se refleja en las Cámaras de Diputados y Senadores, en el Ministerio de Hacienda. El problema es estructural y de sociedad y nuestra sociedad se refleja en todos los niveles”, dijo Peña resaltando que las familias o grupos más carenciados del país han demostrado mucho más interés en la cultura paraguaya. “El pueblo paraguayo quiere ir a los lugares de memoria, es muy emocional, pero hay que reconocer que el libro todavía está muy alejado de una práctica cotidiana, acceder a un libro es definitivamente para algunos”.

-El pueblo paraguayo quiere desarrollar ciudadanía, o persiste esa tentación de antigua data a no crecer, ¿sigue apoderada de la sociedad esa creencia?

-Desde el siglo XVI hubo muchísimos momentos de la historia paraguaya donde las elites hegemónicas (minoría selecta con poder) ya han pensado así, no lo veo tan reciente, lastimosamente; ojalá fuera una memoria reciente porque sería muy rápido recuperar 35 ó 40 años de errores. Las elites culturales se arrastran desde el siglo XVI y de alguna manera esta cuestión de no dar gran acceso al público a los vehículos de cultura que sería el LIBRO y  más tarde el mundo audiovisual y hoy en día el internet, que tampoco es  gratuito. La telefonía móvil dejó de ser privilegio de clase y es por eso que nosotros desde la dirección estamos proponiendo desde este año una serie de actividades que se comunican por telefonía móvil, se enviarán guías de museos y de los sitios de memoria.

-¿Existe un interés por conocer la cultura paraguaya?

-Muy distinto a lo que piensa la mayoría de la gente que pareciera que hay una suerte de prejuicio hacia los jóvenes, en relación a las clases sociales que no tienen acceso a la cultura, o sea, existe una suerte de prejuicio pensando que hay bolsones de ignorancia o que hay bolsones de juventud desinteresada, y no veo para nada eso. Creo que hay un problema sencillo de   democratización de los espacios, sencillamente de lograr tanto el libro, como el video, la computadora o el mundo digital, que circulen y sea accesible a todos.

-Hablar de cultura e ir a los lugares están pensados y estructurados solo para la clase alta de nuestra sociedad.

-Acá hay un problema de la economía del desarrollo y que afecta directamente a las políticas públicas de Cultura, y no sólo en el Ministerio de Educación está la gran traba, hay una estructura económica que no está pensada, no está ni siquiera imaginado, no está incluido el acceso a la cultura como parte de los derechos básicos del ser humano, como parte de los derechos básicos del ciudadano; así como el ciudadano necesita soberanía alimentaria, tiene que tener el pleno acceso a la soberanía cultural; entonces, ¿qué es lo que está pasando?, no creo para nada que haya desinterés, lo que no hay es acceso.

-¿El paraguayo o paraguaya común quiere leer un libro?

-El pueblo paraguayo quiere ir a los lugares de memoria, el pueblo paraguayo es muy emocional, el libro todavía está muy alejado de una práctica cotidiana, también tiene que ver que no hay libros en las casas, no hay acceso, siempre volvemos al punto básico: ¿cómo accedo a la cultura?, entonces no hay bibliotecas públicas, son muy pocas en el interior del país y muchas de ellas son efectos de un voluntariado; hay grupos de vecinos que toman por esa responsabilidad de generar bibliotecas públicas, conozco muchísimos casos en donde la biblioteca pública es privada, pero está abierta a la gente. Pero no quiere decir para nada que sea falta de voluntad, no hay acceso al libro, sí es cierto en una escala de prioridades, el público paraguayo es muy emocional, es muy vivencial, y necesita ir al sitio, la visita. Un sitio de memoria compensa con creces lo que puede significar leer sobre la guerra, van a agarrar un libro de la guerra después de que fueron a Cerro Corá, por ejemplo.

-Usted reafirma que existen grandes diferencias,  ¿la cultura es clasista?

-Observé mucha más sed de cultura en las clases más necesitadas tanto en el campo como en los barrios pobres periféricos de la capital, y me llamó la atención, y no entiendo el porqué cuando empezamos a abrir una serie de reuniones semanales en el barrio Ricardo Brugada cada vez éramos más. Una vez le pregunté a Nelly Agüero, una de las líderes de ese barrio, y me dijo: “nosotros tenemos la certeza que con más cultura vamos a asegurar el futuro de nuestros niños”. En los circuitos más selectos de la sociedad, más remunerada podríamos decir, si uno se propone un proyecto pareciera que el interés se mantiene un tiempo y después  decae. He encontrado mucha gente que vive la cultura como algo visceral, no como algo meramente accesorio, no como esa vanidad o vernissage, pero esta mujer Nelly Agüero realmente me dio una lección fantástica, que la cultura y el desarrollo parten de la misma base.

-El Estado debe invertir mucho más.

-Desde luego, un Estado que no invierte en la cultura y en el acceso sencillamente está en falta con la Constitución Nacional, porque ahí está garantizado el derecho a disfrutar de la propia cultura, y acceder a la cultura diversa es algo tan sencillo como un mandato constitucional. El Estado está en falta, pero se viene arrastrando por décadas; esperemos que ahora en el 2010, con todos los planes y proyectos, se revierta esa situación de mantener un presupuesto tan pobre. Si nosotros no podemos incorporar en un presupuesto general de gastos de la Nación rubros genuinos y permanentes, entonces estamos en problemas serios y en  problema como sociedad.

Alejandra Peña Gill es museóloga especialista en lo que ella llama “repositorios de la memoria” refiriéndose a los archivos, bibliotecas y museos. Es Conservadora de Museos, por el Instituto Argentino de Museología (Buenos Aires, 1984-1988), con especialización en Holanda (Educación de Museos, Museo Van Gogh, 1992), Francia (Guiones Acústicos para Museos, agencia Medialoft París, 2006, y Recursos de Imagen y Audiovisuales para Bibliotecas Nacionales: Biblioteca Nacional de Francia y Biblioteca Pública de Información de París, 2009), Estados Unidos (Programa para Directores de Museos, USIS 1992), España (Gestión de Archivos, Archiveros sin Fronteras, 2007), Korea (Alta Gerencia en Gestión de Archivo General de la Nación, Archivo Nacional de Korea NAK, Seoul, 2009). Se encuentra preparando su tesis para la carrera de Historia en la Universidad Católica de Asunción. Ha sido además consultora de la Biblioteca Ecuatoriana Aurelio Espinoza-Pólit, que funge de Biblioteca Nacional en Quito, Ecuador (2007). Entre sus trabajos más destacados  podemos mencionar el haber sido directora del Museo Nacional de Bellas Artes (1988-1992),  también restauró el Museo Casa del Sabio Bertoni (1997), el Museo de la Fundición La Rosada de Ybycuí (1998), el Museo de la Tierra Guaraní, Itaipú Binacional (2004), único trabajo de Latinoamérica seleccionado en el Salón Internacional de Patrimonio y Cultura Digital, ICHIM (Unesco, París, 2005); ha diseñado además el Museo Social del Fútbol paraguayo de la Asociación Paraguaya de Fútbol (2006).

Link:

http://www.abc.com.py/abc/nota/68350-%E2%80%9CHay-sed-de-cultura-en-la-clase-pobre%E2%80%9D/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: